10 Consejos para Motivar a tus Hijos a Comer (Zalú)dablemente

10 Consejos para Motivar a tus Hijos a Comer (Zalú)dablemente

No tengo el privilegio o la bendición de ser madre todavía, sin embargo, he reflexionado mucho sobre este tema ya que muchas veces madres de familia me preguntan sobre el mismo.

Está comprobado que los primeros años son esenciales para crear hábitos de vida que perdurarán en una persona. Es por eso que es fundamental crear un entorno donde los niños puedan tomar decisiones nutricionales saludables, para garantizar su salud.
Al fomentar en casa un ambiente de apoyo, las familias, en conjunto, pueden desarrollar una relación positiva con la comida, sobre todo con alimentos saludables. A continuación, les doy 10 consejos para que logren motivar a sus niños para que opten por hábitos nutricionales conscientes y acertados.

1. Evitar la restricción de ciertos alimentos.

Si restringes los alimentos simplemente aumentas el riesgo y la probabilidad de que tu hijo desarrolle trastornos alimenticios como la anorexia, la bulimia o inclusive la obesidad, debido a una falta de balance que se debe fomentar desde edades tempranas. Un excelente primer paso es conversar a menudo con ellos sobre todas las opciones saludables y nutricionales que existen, alentándolos a elegir frutas, verduras, productos bajos en grasa, granos integrales, carnes magras en lugar de los alimentos chatarra, es decir, los productos procesados que normalmente tienden a llamar la atención de los niños. Prohibir éstos alimentos dañinos simplemente eleva su curiosidad y deseo de consumirlos. Recuerden que somos humanos y, como tales, nuestra naturaleza humana a veces tiende a la rebeldía.

2. Mantenga alimentos saludables siempre disponibles.

Los niños comerán lo que encuentren en casa y lo que esté a su alcance. Mantener los alimentos sanos a la vista en un mostrador de la cocina es una gran idea. Además, les propongo llevar refrigerios saludables en el carro (frutas y/o verduras picadas, frutos secos, galletas integrales, sándwich integral, entre otros) o en la bolsa para que sirva de snack cuando les de hambre.
3. No categorizar a los alimentos como “buenos” o “malos”.
Dejarles saber a los niños que los alimentos saludables como les dan fuerza para los deportes y les ayudan con su desempeño académico es otra buena estrategia. Mientras les dan éstas comidas sanas, pueden inclusive comentarles que esa es la comida que come alguien a quien ellos admiren, como cuando a nosotros nos decían que Popeye es grande y fuerte por toda la espinaca que consume.

4. Felicitar las elecciones saludables que hagan sus hijos.

Cuando tus hijos elijan alimentos saludables, como cuando se comportan bien, es importante que ellos sepan que han actuado bien. Elogiar sus buenas decisiones es crucial, regalarles una sonrisa, un abrazo, un beso es un lindo complemento a sus palabras de aliento.

5. No regañarlos por las elecciones menos sanas.

Si es que tus niños eligen alimentos que son menos saludables a los que quisieras que ellos consuman, si aún no se los han comido, puedes sugerirles una opción o alternativa más saludable para que consuman en vez de aquel producto. Por ejemplo, si los niños quieren una bolsa de chips, puedes preparar unas papitas al horno en forma de chips con un chorrito de aceite de oliva, especies y una salsa de tomate natural.
6. Nunca premiar con comida.

El concepto del premio y el castigo es común cuando se trata de educar a los niños, desafortunadamente. Más triste aún es el hecho que muchas veces se los premia con comida cuando los niños no quieren hacerles caso a sus padres. Esto es clave considerar para que ellos no tengan motivación de portarse bien para ganarse una pizza o una hamburguesa, sino que quieran y sepan portarse bien porque reconocen que es lo correcto. Por ende, una mejor recompensa puede ser un paseo en el parque, un juego con ellos, o simplemente un fuerte abrazo de sus padres.

7. Procurar cenar juntos.

Durante el día los niños están en la escuela y los padres en sus trabajos, por lo que compartir un almuerzo es también ideal, pero más complicado. Sin embargo, por las noches no debería existir un pretexto para no sentarse como familia alrededor de una mesa a compartir un plato saludable. Hay muchos estudios que han demostrado que los niños que comen en la mesa junto a sus padres tienen una mejor nutrición. Es esencial que se prepare la misma comida para todos los miembros de la familia para evitar mañas a futuro.

8. Cocinar juntos a menudo.

La preparación del alimento es un ritual importante que se debería compartir con la familia. Que desde pequeños les agrade la cocina, tengan el deseo de ayudar a sus padres a cocinar, que sean parte del proceso de su alimentación es otro gran paso hacia una adopción más probable de una vida sana. Mientras cocinan, es clave que les expliquen a los niños por que eligieron ciertos ingredientes, como están balanceando el plato, enfatizando lo deliciosa que va a quedar la comida y la alegría del momento que están compartiendo como familia.

9. Armar los platos en la cocina para pasar a la mesa.

Procurar servir el alimento en cada plato antes de pasarlos a la mesa es una manera efectiva de garantizar las porciones adecuadas y saludables que tus niños necesitan, en lugar de ofrecerles un buffet de comida, ya que eso nos provoca comer más de lo que necesitamos normalmente. Los platos de los niños serán, naturalmente, más pequeños que los demás y la única manera de garantizar eso es adoptando éste hábito en casa.

10. Preparar las loncheras de la escuela con tus hijos.

Hacer de ésta una actividad habitual y divertida no solo les brinda un momento más para compartir como familia, sino que es también un espacio ideal para continuar con la educación nutricional de tus hijos. Inclusive, en el proceso inculcan el hábito de la planificación del alimento que les servirá todas sus vidas.

Recuerda que para lograr un hábito se requiere de tiempo, paciencia y esfuerzo. Ningún cambio se da de la noche a la mañana y, efectivamente, puede ser una batalla cuesta arriba para muchos. Los mayores ídolos de los niños son sus padres, entonces está en sus manos darles el buen ejemplo constantemente.

Te invito a que sigas mi página en Instagram: @zalu.vidasana y en Facebook: Zalú Vida Sana