¿Cómo NO engordar cuando salgo a comer y/o cuando tengo una invitación?

¿Cómo NO engordar cuando salgo a comer y/o cuando tengo una invitación?

Les prometí que les comenzaría a enviar newsletters mensuales con tips y temas útiles que, por experiencia, me han ayudado.

Voy a dedicar este artículo para un tema del que me preguntan muchas veces: “Caro, ¿qué hago cuando salgo a comer fuera y quiero cumplir con mi rutina? ¿Qué hago cuando tengo una invitación social y no llevé mi comida acorde a mi plan nutricional, o no quiero llevar mi comida por aparte porque se me hace feo, o no tuve tiempo de consumir mi alimento saludable antes del evento, entre miles de otras razones que puedan haber?

Pienso que muchas veces por cumplir con el régimen que nos ponemos, por seguir con ese estilo de vida saludable, ese camino saludable que por A o B razón hemos decidido comenzar o continuar, dejamos de asistir a eventos sociales y dejamos de compartir con nuestra familia y amigos por ese miedo a romper la rutina. Nos aislamos innecesariamente, la pasamos mal y les digo eso por experiencia propia cuando vivía obsesionada por mi peso y no consideraba jamás comer fuera de mi casa.

Recalco que yo siempre pretendo darles un mensaje muy humano y de balance. No nos vamos esclavizar ante una elección completamente saludable en todas nuestras comidas de todo los días. Sí, se vale salirse de la rutina de vez en cuando y se vale disfrutar de una torta de chocolate, de una hamburguesa, y de una pizza golosa, pero también se vale y, que mejor, intentar cuidar nuestra nutrición lo que más podamos en nuestro día día, por salud, sobre todas las cosas.

Primero, es clave que intentemos cuidar nuestras comidas alrededor del evento o salida que tengamos. Si es que nos saldremos de la rutina, me invento, en dos días más, es prudente que las 3 comidas antes y las 3 comidas después sean de comida real, natural, con proteínas magras y una menor cantidad de carbohidratos. Además, intentar hacer ejercicio esos días es también fundamental.

Ustedes pueden ver en mis redes sociales como yo documento mis platos balanceados a menudo. Contienen una proteína, un carbohidrato y una grasa saludable. Es justamente lo que yo procuro el rato de elegir un plato cuando salgo a comer fuera. Si tenemos una invitación o si estamos en un restaurante y sabemos o vemos que absolutamente ninguna de las opciones es saludable, podemos hacer una elección más consciente si logramos determinar y elegir un carbohidrato, una proteína y una grasa, marcando así un primer límite para no desbordarnos y consumir platos en cantidades y calorías exageradas.

A continuación les dejo ejemplos para que ustedes puedan aprender a categorizar los alimentos más comunes que consumimos en las tres categorías de los tres macro nutrientes de los que les he estado hablando en este artículo: proteínas, grasas y carbohidratos. Es importante también tomar en cuenta porciones generales: puño de la mano (1 taza) para carbohidratos, palma de la mano (1 taza) para proteínas y pulgar (1 cucharada) para grasas.

  • Carbohidratos: frutas, verduras, arroz, papa, yuca, choclo, chocho, frijoles, garbanzos, lenteja, quinoa, camote, etc.
  • Proteína animal: pollo, huevo, carne, pescado, camarones, etc.
  • Proteína vegetal: lenteja, garbanzo, chochos, etc.
  • Grasas: aguacate, aceite de oliva, aceitunas, frutos secos, semillas de chía, etc.

Ahora, cuando yo tengo una invitación depende si es que el plato es servido o si es que es estilo bufet o si es que están pasando en charol diferentes piqueos. Si es que es un plato servido, consideremos que normalmente no es un solo plato sino son vario, entonces debemos procurar reducir la ingesta del carbohidrato que normalmente es pan, arroz o papa. Asimismo, debemos procurar consumir la menor cantidad de postre porque sabemos que contiene bastante azúcar y, por ende, tiene un componente alto en calorías que prefiero devengar con el consumo de una proteína o verduras, así no estén preparadas de la forma más saludable posible.

Si es que en el evento la comida se sirve el estilo bufet eso es un arma de doble filo porque es una mesa abierta en la que puedo ir varias veces a llenar mi plato de alimentos. En este caso yo les recomiendo dos cosas: si es que son de las personas que disfrutan de la repetición del alimento les recomiendo que se sirvan varias veces platos muy pequeños siempre procurando el balance de los tres macronutrientes. Si es que son las personas que se levanta una sola vez y que disfrutan de un plato grande les recomiendo que elijan bien sus macros, procurando ese balance de alimentos al que me refiero.

Cuando salen a comer en un restaurante siempre hay la posibilidad de pedirle con mucho respeto y amabilidad al mesero que les ofrezca un sustituto en cualquier parte del plato donde sobretodo veamos la presencia de cremas o preparaciones con mucha azúcar o con mucha grasa.

Les pongo un ejemplo a continuación: vemos que en el menú hay un plato de un pollo con verduras salteadas y papas fritas. No me cuesta nada pedir que por favor se prepare el pollo con la menor cantidad de aceite posible, reemplazar las verduras salteadas por una ensalada fresca con el aderezo aparte y pedir que en vez de las papas fritas me den papas al horno.

Les pongo otro ejemplo: una ensalada. Muchas veces optamos por elegir una ensalada porque en nuestra cabeza y en nuestra mente una ensalada es menos calórica y más saludable pero no siempre es el caso. Cuando pidamos una ensalada intentemos pedir el aderezo aparte porque suelen ser hipercalóricos al tener altos contenidos de cremas, azúcares y condimentos preservados. Además, muchas veces las proteínas suelen venir en forma de embutidos o lácteos y suelen estar fritas y/9 apanadas entonces lo que debemos procurar en esos momentos es pedir una proteína que se al grill o al vapor y reemplazar el aderezo con un poco de vinagre balsámico o limón con sal.

Si es que somos personas que no salimos muy frecuentemente a comer fuera o que no frecuentamos mucho a invitaciones sociales este tema es algo que no nos debe preocupar mucho pero siempre es importante esforzarnos para cuidar de nuestra salud y recordar que lo hacemos, no solamente por cuidar nuestra apariencia física que a la final es lo de menos, sino que lo hacemos por cuidar de nuestra salud, de nuestra longevidad y por ende de nuestro bienestar integral.

Recuerden que estoy siempre a sus órdenes y dispuesta a ayudar. Cualquier cosa escríbeme por aquí o por mis redes sociales @zalu.vidasana, donde documento permanentemente tips, recetas saludables e invitaciones a mis talleres y eventos.

Con mucho amor,

Caro Báez

Leave a Reply

Your email address will not be published.